Los tableros de piezas geométricas

En “Montessori en tu casa” nos encanta este material, de hecho es uno de los más vendidos en la época de Navidad.

Se tratan de 8 tableros de diferente dificultad, un material evolutivo que iremos presentando de uno en uno teniendo en cuenta siempre el ritmo de cada niño.

 

Con cada uno se trabajará un aspecto diferente.

Para trabajar con niños a partir de un año sería conveniente presentar los tableros empezando por el más sencillo. Y pasar al siguiente cuando se domine el anterior.

Se podría trabajar en principio con las piezas de colores primarios (o incluso trabajar con un sólo color e ir introduciendo el siguiente cuando lo reconozca evitando así posibles frustraciones) y que sólo conste de una pieza geométrica, como los encajables verticales, introduciendo los demás colores a medida que los vaya dominando, de esta manera iremos trabajando progresivamente vocabulario, desarrollando la coordinación ojo-mano y la pinza.

Los tableros alargados miden 22×5 cm y con ellos se trabajan las fracciones y los encajables verticales.

-Tableros encajables verticales:

2 Modelos diferentes de encajables verticales que podemos presentar al niño teniendo en cuenta su capacidad y conocimientos, incluso retirando piezas y dejando sólo las formas geométricas que nos interese para la propuesta concreta:

*Podemos proponer únicamente un color y las formas diferentes que lo contengan.

*O trabajar únicamente una misma pieza geométrica de varios colores diferentes.

De esta manera podemos ir introduciendo vocabulario (también con el sistema de lección en tres partes) poco a poco y añadiendo piezas a medida que las va asimilando.

-Tableros fraccionarios:

Contamos con 3 modelos de este material con tres formas geométricas diferentes como base, el círculo, el cuadrado y el triángulo.

Un tablero con 4 huecos para la forma geométrica correspondiente, uno entero y 3 fraccionados hasta 1/4 para facilitar el conocimiento de las primeras fracciones y de las figuras, además de que ejercitan la motricidad fina y la concentración al encajar las figuras en su espacio.

Es muy importante hacerle al niño una primera presentación del material para que se familiarice con él.

Según saquemos cada pieza le podemos indicar cuántas piezas forman una completa. Así cuando ya domine el material le podemos pedir que forme un cilindro con 2 piezas, 3 piezas o 4 piezas…e incluso podemos ofrecerle una piezas y teniendo el resto mezcladas invitarle a que forme él mismo el cilindro buscando las que faltan.

Y un reto sería ofrecerle una piezas de ½ pedirle que forme un cilindro con 2 piezas más; tendría que utilizar 2 piezas de ¼.

Fomentaremos así la concentración.

Nunca le propondremos una actividad para la cual no está preparado porque lo único que conseguiremos es que se fruste. Si en algún momento notamos que no está preparado para un material lo guardaremos e intentaremos presentárselo un tiempo después.

Los tableros de base cuadrada miden 16×16 cm y estos ofrecen más elementos a tener en cuenta. La variación de altura, con la misma forma geométrica (cilindros) o con diferentes formas. Y variación de tamaño de diferentes formas geométricas, manteniendo la altura.Diferentes conceptos que requieren de mayor concentración y observación.

Se trata de un material evolutivo que se puede ir adaptando al ritmo del niño.

-Tablero de diferentes formas geométricas con variación de altura:

Se trata de un tablero de 16 piezas geométricas escalonadas que varían en color, forma y altura. Ayuda a trabajar habilidades visuales de identificación, organización y psicomotricidad fina.

Las actividades de los tableros cuadrados también se pueden trabajar sin éstos. Así el niño puede ver con más claridad la diferencia de altura.

-Tablero de diferentes formas geométricas con variación de tamaño:

-Tablero de cilindros:

La escalera de cilindros puede ordenarse por color o altura dentro de los espacios del tablero. Desarrolla las habilidades visuales de identificación, organización y psicomotricidad fina.

Se trata de un tablero que contiene 25 cilindros, de 5 colores diferentes con 5 cilindros de cada color que varían entre sí en altura.

Lo ideal es presentar al niño el material; Colocaremos el tablero en la mesa e iremos sacando los cilindros de un color colocándolos en la mesa. Nos centraremos en esos 5 cilindros y compararemos las alturas de cada uno de ellos. Luego los iremos colocando uno a uno en su lugar. Así con cada color.

Podemos repetir esta actividad pero eligiendo los 5 cilindros más altos e ir bajando de altura.

Una vez controle el material podemos invitarle a que saque todos y cada uno de los cilindros y los vaya colocando.

Aquí entra en juego la clasificación por colores y alturas. Es interesante que se le presente el material por completo al menos una vez (si es necesario se le presentará las veces que lo pida), pero una vez que el niño decida intentarlo él sólo no intervendremos a no ser que el niño nos lo pida.

Es aconsejable no corregir los errores que pueda cometer, si el niño confunde altura o mezcla colores le dejaremos que él mismo se dé cuenta del error.

*Conviene animar al niño a que recoja el tablero y lo coloque en su sitio una vez a finalizado su trabajo.

* Como extensión también se pueden colocar números del 1-5 en cada cilindro por color, o por altura para su clasificación.

Este material se puede utilizar también de manera desestructurada, combinarlos con otros materiales e incluso con elementos como el espejo de esquina a modo de experimentación y exploración sensorial a varios niveles como formas, simetría, ángulos, multiplicación, patrones, rotación…

Este material lo tenemos disponible tanto en pack de 8 tableros como sueltos, si queréis consultar los precios podéis enviar un correo a pedidos@montessorientucasa.com

Este material debe de ser manipulado siempre bajo la atenta mirada del adulto. Hay que revisar siempre el material antes de ofrecerlo al niño.